lunes, 2 de agosto de 2010

Obama da por acabada la guerra de Irak tras siete años de conflicto


Un soldado iraquí vigila una calle de Bagdad.- REUTERS

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha asegurado que está en vías de cumplir con su promesa electoral de poner fin a la guerra de Irak.
En su intervención ante la convención de Veteranos Americanos Discapacitados, que se celebra en Atlanta (Georgia), Obama ha destacado además la importancia de la fecha del 31 agosto, en la que, según el acuerdo de seguridad suscrito en 2008 entre Washington y Bagdad, las tropas norteamericanas pondrán fin a las operaciones de combate. Además, prevé la retirada estadounidense del país árabe para finales de 2011.

"Como candidato a presidente prometí dar a la guerra de Irak un final responsable", ha dicho Obama en su discurso. "Poco después de asumir el cargo anuncié nuestra nueva estrategia para Irak y para la transición hacia la responsabilidad iraquí completa. Y dejé claro que para el 31 de agosto de 2010 se terminaría la misión de combate de Estados Unidos en Irak. Y eso es exactamente lo que estamos haciendo, como prometimos, dentro de plazo", ha proseguido durante el discurso.

En una referencia más concreta a su audiencia, Obama ha explicado que las consecuencias de la guerra que los veteranos acarrean pertenecen a un capítulo que se va a cerrar y ha destacado que mantiene su promesa de retirar la totalidad de las tropas estadounidenses del país para finales del año próximo. "Estas son tareas peligrosas", ha añadido el presidente quien ha subrayado: "Ya hemos cerrado cientos de bases en Irak o las hemos transferido a los iraquíes. Estamos retirando millones de piezas de equipo en una de las operaciones logísticas más grandes que se hayan visto en décadas".

Estados Unidos invadió Irak en marzo de 2003, derrocó el régimen del presidente Saddam Hussein y ha hecho frente a una insurgencia que le ha costado la muerte de más de 4.000 soldados, más de 30.000 heridos y más de 736.000 millones de dólares.

A partir de septiembre quedarán en Irak unos 50.000 soldados estadounidenses, esto es aproximadamente un tercio de los que había en ese país cuando Obama inició su gestión en enero de 2009.

El número de civiles muertos en Irak en julio casi se duplicó respecto del mes pasado, una señal de que los insurgentes podrían estar tratando de explotar las tensiones políticas tras las elecciones, que no tuvieron un ganador claro. En total, fallecieron 396 civiles debido a bombas o ataques de otro tipo, frente a los 204 de junio y los 275 de mayo, según las cifras del Gobierno.
Fuente:elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada