martes, 3 de mayo de 2011

Todo por y para el iPad


Una industria de fundas, mandos, colgadores y hasta limpiacristales se desarrolla a la sombra del éxito creciente de la tableta de Apple

JAVIER MARTÍN - Barcelona - 02/05/2011


El 3 de abril el iPad cumplió un año. En este tiempo se han vendido unos 15 millones de la misma marca de tabletas, bastante menos que teléfonos, ordenadores, coches o televisores. Sin embargo, su impacto social supera a cualquiera de estos aparatos. Al calor del iPad se han creado 80.000 aplicaciones pensadas por los informáticos exclusivamente para él. Pero el fenómeno se ha extendido también al hardware, a la industria de los objetos.

Los primeros accesorios han tratado de paliar las carencias del aparato, como la falta de enchufes o de un teclado real, aunque principalmente lo primero es proteger un aparato que puede llegar a costar 800 euros. Apple no dejó escapar esa parte del negocio y desde el primer día vendió fundas con atril (uno de los fallos del aparato es que no se sabe dónde o cómo apoyarlo) por 39 euros, teclados (71 euros), conexiones USB (29) o auriculares (29 euros).

El imperio Apple no ha arredrado a otras empresas a lanzar su propia línea de accesorios, que cubren necesidades más concretas. Todos los siguientes, fabricados por terceros, han nacido por y para el iPad.

- Teclado-tapa. Zaggmate fue el precursor de este práctico accesorio (99 dólares, 68 euros), de teclado físico y caja protectora (más que funda) para el iPad. Su inconveniente es que incrementa el peso del iPad en casi 200 gramos, a cambio de proteger de verdad (por una cara). El fabricante líder de ratones Logitech ha comenzado a producir con su marca el mismo accesorio, una buena prueba de que el invento de Zaggmate es útil.

- Lapicero que colorea. Bamboo Stylus, de la empresa Wacom, escribe y dibuja manualmente sobre la pantalla del iPad. La punta fina (seis milímetros) permite mayor control de la caligrafía y de los detalles. La mina es intercambiable para adaptarse mejor al trabajo que se quiera realizar. El lapicero (20 gramos de peso) es compatible con las tabletas multimedia de la misma tecnología. Se venderá en España a mediados de mayo por 29,90 euros.

- Adaptador de pared. Como decíamos antes, el principal inconveniente del iPad es que está pensado para apoyarlo en el regazo. Vogel System ha creado una serie de adaptadores para que la tableta cuelgue en la pared, se sostenga en una mesa o en los cabezales de los asientos de los automóviles. Se vende en la web por piezas, aunque el equipo completo sale por 120 dólares (unos 80 euros).

- Funda, conector y cargador. AViiQ aporta una funda, pero con conexiones y cargadores incorporados con capacidad para recargar las baterías de tres aparatos simultáneamente. La funda incluye una conexión USB y distintos bolsillos para cables. Pesa 141 gramos y cuesta 100 dólares (unos 60 euros), más económico que comprar los accesorios por separado.

- Limpiacristales. Nu-Screen HD es un limpiacristales para móviles y tabletas. El inconveniente de las pantallas táctiles es que quedan impresas las huellas y luego son difíciles de eliminar. En el caso de las tabletas, al ser más grande, produce un efecto visual bastante cochambroso. Al aplicarse la crema se forma en la superficie una fina película no grasienta que reduce el rastro de las huellas, aparte de que las que quedan se suprimen fácilmente. Cuesta 20 dólares (13,5 euros) y se compra directamente en la web de la empresa.

- Un joystick. El mayor uso de las tabletas no es la lectura ni la visión de películas. Es el juego, tanto con títulos gratuitos como de pago. De hecho, la tableta se está revelando como una amenaza para las tradicionales consolas. Aunque estas cada vez tienen menos botones y cables, la empresa Joystick-It va en dirección contraria y se ha inventado un pequeño joystick -mando básico en las viejas consolas, y ahora no tanto- para pegar en la pantalla del iPad. Cuesta 25 dólares (17 euros), es algo pesado y sirve para dirigir mejor las acciones del juego.

- Adaptador para el conductor. Otro producto para distraer a los conductores de EE UU que hayan sobrevivido a la manía de hablar por el móvil y escribir mensajes mientras conducen (en muchos Estados no está prohibido). Este brazo de fibra de carbono sirve para colocar el iPad en el coche, junto al conductor. Cuesta 102 euros en Joy Factory.

- Atril de partitura. El iKlip by IK Multimedia (27 euros) es el atril para músicos con iPad que la hacen servir de partitura o de libreto de las canciones del repertorio. También está pensado para adjuntar a la tableta los amplificadores y micrófonos.

- Funda disfraz. Modelos de fundas hay muchas, pero pocas realizadas artesanalmente como la Volume 3, la tercera de un grupo de artesanos de Minnesota llamado Pad and Quill. Su gracia es la apariencia de agenda de despacho de notaría. La sorpresa salta cuando se abre y se ve el aparato. La sorpresa se paga: 61 euros.

- Pizarra para niños. Griffin convierte el iPad en una pizarra donde dibujar y pintar. Cuesta 26 euros y a cambio proporcionan una funda protectora para el aparato, a prueba de golpes. Para niños de más de tres años.

- Mando de televisor. CoRedEye, por 137 euros, convierte los móviles o las tabletas en un mando a distancia para todo el hogar. Es capaz de controlar desde el sofá el televisor, la música o las persianas.
Fuente:elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada