lunes, 23 de mayo de 2011

El PP arrolla al PSOE en toda España

Triunfo histórico del PP, que puede gobernar en 11 de las 13 autonomías en juego
Los socialistas sufren su peor resultado de la democracia en unos comicios locales
José Manuel Romero Madrid 23 MAY 2011 - 04:10 CET



Gallardón, Rajoy y Aguirre saludan en el balcón de la sede del PP. (REUTERS)

Un hombre sabe que en unas horas llegará un tsunami a la playa junto a la que reside. No puede huir. Vive allí desde hace demasiado tiempo, no tiene dónde ir, todas las carreteras están cortadas. Así que decide esperar.
Algo parecido a esta tragedia anunciada explicaba ayer un dirigente socialista al analizar a media tarde la jornada electoral: “La única duda es si el tsunami nos ahogará a su paso o podremos seguir nadando”.

El tsunami del 22-M dejó al PSOE con su peor resultado de la historia en unas elecciones municipales (27,8% de votos), casi 10 puntos y dos millones de votos menos que el PP, que logró duplicar la distancia que sacó aquel histórico 1995 que preludió la derrota socialista en las elecciones generales del año siguiente tras 14 años de poder.

“Es”, resumió la portavoz socialista Elena Valenciano antes de que se iniciara el lento goteo de malas noticias, “la expresión de un malestar colectivo y legítimo” por el incesante aumento del número de parados. El PSOE perdió 1,5 millones de votos respecto a 2007. José Luis Rodríguez Zapatero asumió como propio el fracaso, reconocer la dolorosa derrota y atribuir el tremendo castigo electoral a los tres años de crisis económica.

El PSOE analizará hoy estos resultados para determinar si el tsunami que vio llegar y no pudo esquivar les permite seguir nadando hasta la orilla de marzo de 2012, fecha prevista para las próximas elecciones generales, según aclaró Zapatero a los periodistas cuando todas las encuestas vaticinaban a mitad de campaña este descalabro electoral.

Elecciones generales. El PP quería una victoria abrumadora como palanca para forzar un cambio mayor mediante el adelanto de las elecciones generales, que ayer ya pidió Esperanza Aguirre. El partido de Mariano Rajoy obtuvo su mejor resultado de la historia con un porcentaje de apoyo (37,58%) que supone casi dos puntos y 400.000 votos más que en 2007 además de una inmensa distancia en concejales con el PSOE (más de 4.500). Fue la fuerza más votada en todas las comunidades donde se celebraron elecciones (salvo en Navarra y debido a su ruptura con UPN) y tan sólo hay dos autonomías donde a partir de mañana no tiene posibilidades de formar Gobierno.

El PSOE obtuvo casi 10 puntos y dos millones de votos menos que el PP

Con esta inmensa acumulación de poder que pinta de azul España, el PP presionará a Zapatero para que adelante las elecciones generales. Rajoy salió al balcón de las victorias para escuchar como los militantes gritaban “Zapatero dimisión” y “Bildu fuera” mientras el líder del PP evitaba pedir elecciones anticipadas e intentaba agradecer el apoyo de los nuevos votantes: “No se van a arrepentir”.

Los socialistas confían para seguir hasta 2012 en la estabilidad parlamentaria que tienen garantizada y en que PNV y CiU, sus dos aliados posibles, prefieren nueve meses con un Gobierno necesitado de apoyos antes que un Ejecutivo del PP con mayoría absoluta. “Mi objetivo es terminar la legislatura para culminar las reformas imprescindibles que necesita España”, señaló anoche Zapatero acompañado de una representación simbólica del poder en el PSOE: la vicepresidenta Elena Salgado, el vicesecretario general José Blanco, la ministra Leire Pajín, el portavoz parlamentario José Antonio Alonso y la portavoz del partido, Elena Valenciano.
Fuente:elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada