jueves, 26 de agosto de 2010

Macaulay Culkin, la última gran estrella infantil de Hollywood cumple 30 años


Los Ángeles (EE.UU.), 25 ago (EFE).- Niño prodigio de Hollywood, Macaulay Culkin cumple el jueves 30 años, alejado de los platós que lo convirtieron en una de las mayores estrellas infantiles de la historia del celuloide gracias a películas como “Home Alone” (1990) y “My Girl” (1991).

Su ascenso al firmamento del cine fue tan fulgurante como drástica su desaparición de las carteleras, donde su nombre dejó de ser sinónimo de éxito cuando entró en la adolescencia.

De talento innato, Culkin debutó en el teatro con 4 años, edad a la que también consiguió una beca de danza que le llevó a participar en 1988 en una versión de “Cascanueces” que el Ballet de la Ciudad de Nueva York presentó en el Lincoln Center.

Su rostro angelical y su saber hacer le llevaron a dar el salto a la gran pantalla en 1989 de la mano del afamado director y guionista John Hughes y compartiendo protagonismo con el cómico John Candy.

El difunto Hughes fue quien recomendó a Culkin al director Chris Columbus cuando éste buscaba protagonista para su proyecto “Home Alone”, filme escrito por Hughes.

Aquel pequeño niño rubio desconocido consiguió el papel de Kevin McCallister, que en la película era olvidado en casa por un descuido de sus padres durante una Navidad, y Culkin superó todas las expectativas.

“Home Alone” recaudó más de 280 millones de dólares en EE.UU. y el joven actor obtuvo una candidatura a los Globos de Oro.

Un año después llegó “My Girl”, una tierna historia dramática en la que dio su primer beso, y en 1992 retomó el personaje de McCallister para rodar “Home Alone 2: Lost in New York”, que también fue un triunfo en taquilla que ingresó más de 170 millones de dólares en EEUU.

A los 12 años Culkin ya ganaba 5 millones de dólares por película, un sueldo que subiría hasta los 8 millones en 1994 -el mayor salario cobrado por una estrella infantil en la historia de Hollywood- a pesar de que con la pubertad pareció perder su química con la cámara.

“The Good Son” (1993), “The Pagemaster” (1994), “Getting Even with Dad” (1994) y “Richie Rich” (1994) no funcionaron como se esperaba y la carrera del prometedor artista comenzó a tambalearse.

Un episodio clave en la vida de Culkin fue la separación de sus padres y su larga batalla legal que comenzó en 1995 por controlar el futuro y los multimillonarios ingresos de su hijo.

El actor no volvió a reaparecer en la gran pantalla hasta 2003 con un papel en una pequeña producción llamada “Party Monster”, ocho años en los que prácticamente vivió alejado de los focos a excepción de algunas esporádicas apariciones en televisión y una colaboración con el que fuera su amigo, Michael Jackson.
Fuente:/costaricahoy.info

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada