domingo, 29 de agosto de 2010

El Gobierno de Chile estudia "hasta diez vías de rescate alternativas"




Los 33 atrapados en Chile se quejaban de los desprendimientos, pero la empresa pagaba mejor que ninguna.- Los equipos de rescate preparan un "plan B", entre varios posibles, que podría acortar los plazos
F. PEREGIL (ENVIADO ESPECIAL) - Mina San José - 29/08/2010


Aquel 5 de agosto en que 33 hombres cayeron enterrados bajo 700 metros de mineral, sus familiares continuaron sus vidas como si no pasara nada. Eran las dos de la tarde. A las tres, a las cuatro, a las cinco y a las seis, los 150.000 habitantes de la ciudad norteña de Copiapó seguían con su rutina. Los dos dueños de las minas habían optado por no avisar a nadie, ni siquiera al Gobierno. Mientras tanto, abajo, el polvo cegaba a los mineros, según explicaría 17 días después Yonny Barrios a su familia. Y no había por dónde salir. "Se me cayó el alma cuando nos explicaba que salieron corriendo hacia la chimenea para subir por ella, pero no había escalera", comenta su hermana Zuleyma Barrios. "¿Cuánto pudo haber costado esa escalera? ¿500 dólares? Eso habría costado las vidas de 33 personas", explicaba el abogado Eduardo Reinoso a las 27 familias que han presentado una querella contra los dueños de Minera San Esteban.
Hasta las ocho de la noche no empezaron a llamar los responsables de la mina a las autoridades para contarles lo que sucedía. Los familiares se fueron enterando por el boca a boca a partir de las nueve. "Esas seis horas de trabajo se perdieron, y se podían haber aprovechado para rescatarlos con todos los medios posibles", comenta Zuleyma Barrios.

Ahora, los equipos de rescate han confirmado la existencia de un plan alternativo que podría salvarlos antes del plazo de tres meses establecido en un principio por las autoridades. La nueva opción consiste en ensanchar la tercera sonda que contactó con los mineros el jueves pasado, y que inicialmente iba a ser utilizada para enviar agua y alimentos. El Gobierno ha asegurado que sigue estudiando "hasta diez vías de rescate alternativas", siempre con el objetivo de poder acortar el período de entre tres y cuatro meses que se calcula tardará la perforación del conducto, de casi 70 centímetros de diámetro, por el que los atrapados serán sacados a la superficie.

"Tenemos una alternativa para generar un 'plan B' con una sonda (...) que consiste en ensanchar el pozo piloto que ya confeccionamos", dijo a los periodistas Walter Herrera, gerente de Geotec, empresa que participa en las labores de sondaje. Según Herrera, este sistema podría llegar hasta donde se encuentran los mineros, a más de 600 metros de profundidad, en unos dos meses. "Estamos evaluando esa alternativa por si acorta los plazos de rescate", confirmó André Sougarret, responsable de las perforaciones de rescate.

Para llevar a cabo este plan se requiere máquina modelo Schramm T-130, una perforadora de aire reverso que permite excavar un hoyo de unos 75 centímetros de diámetro, avanza alrededor de 20 metros diarios y tiene un alcance de 700 metros de profundidad. La máquina se encuentra en la minera Inés de Collahuasi, en Iquique, y su traslado a la mina San José se demorará unos cinco días. El ministro de Minas de Chile Laurence Golborne, ha confirmado el envío de más ayuda, materiales de primera necesidad y otros de entretimiento como videoconsolas y juegos de dados para que no pierdan la paciencia.
Fuente:elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada